Marcio Veloz Maggiolo: un legado literario

Narrador, poeta, ensayista, crítico literario, arqueólogo y antropólogo, con la muerte de Marcio Veloz Maggiolo no solo perdimos a un gran escritor dominicano. Se trata de una figura fundamental de la historia y la cultura latinoamericana.

Apodado la pluma mayor, a lo largo de su trayectoria profesional ocupó cargos como el de subsecretario de Estado de Cultura; director del Departamento de Investigaciones del Museo del Hombre Dominicano; director del Departamento de Antropología e Historia de la Universidad Autónoma de Santo Domingo; director-fundador del Departamento de Extensión Cultural de la misma universidad, y director del Museo de las Casas Reales. Además, se desempeñó como embajador en México, Perú y Roma.

Cuenta, asimismo, con una amplia carrera literaria. Parte de su obra narrativa y ensayística ha sido traducida al inglés, italiano, francés y alemán. “Es uno de los escritores dominicanos contemporáneos más prolífico y difundido nacional e internacionalmente”, según se indica en la página web de la Academia Dominicana de la Lengua.

Si bien al momento de su muerte estaba a punto de publicar por el sello Loqueleo, de Editorial Santillana, su novela juvenil Janumán, sobre la simpática historia de un león que comía batatas y de un mono llamado Janumán, así como dos novelas para adultos, quedan para la eternidad decenas de obras.

Fue un laborioso trabajador de la palabra. Lo hacía sin descanso y devoción.

Obras literarias de Marcio Veloz Maggiolo

Es autor de las siguientes obras literarias: El sol y las cosas (1957); El buen ladrón (1960); Creonte y seis relatos (1961); Intus (1962); El prófugo (1962); Judas: El buen ladrón (1962); La vida no tiene nombre (1965); Los ángeles de hueso (1966); Cultura, teatro y relatos en Santo Domingo (1969); De abril en adelante (1975); Sobre cultura dominicana (1977); De dónde vino la gente (1978); Sobre cultura y política cultural en la República Dominicana (1980); La biografía difusa de Sombra Castañeda (1981); La palabra reunida (1981); Novelas cortas (1981); La fértil agonía del amor (1981); Apearse de la máscara (1986); Florbella (1986); Cuentos, recuentos y casicuentos (1986); Poemas en ciernes y Retorno a la palabra (1986); Materia prima (1990); Ritos de cabaret (1992); El jefe iba descalzo (1993); Trujillo, Villa Francisca y otros fantasmas (1996); El hombre del acordeón (2003), y La mosca soldado (2004).

Entre los múltiples galardones que ha recibido por su obra creativa, destacan el Premio Nacional de Poesía (1961) con Intus; el Premio Nacional de Novela (1962) con El buen ladrón; el Premio Nacional de Novela (1981) con La biografía difusa de Sombra Castañeda; Premio Nacional de Cuento (1981) con La fértil agonía del amor; el Premio Nacional de Novela (1990) con Materia prima; Premio Nacional de Novela (1992) con Ritos de Cabaret; el Premio Nacional de Literatura (1996), y el Premio Feria Nacional del Libro (1997) con Trujillo, Villa Francisca y otros fantasmas.

Con información externa.

Te podría interesar:

Escritoras dominicanas que debes leer

Total
0
Acciones
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

BAFTA 2021: grandes momentos y sorpresas

Next Post

Academia de Cine dominicana ingresa a FIACINE

Noticias Relacionadas